30 de enero de 2013

Rumbo a casa

Y comienzo a emprender el viaje de regreso a casa, luego de una jornada laboral extensa, pero con un final feliz. Voy de regreso, pensando en tu calma voz, pienso que me encantó escucharla, y que tonto fue esperar tanto tiempo para hacerlo. Hay gente en la parada del bondi, pero no importa, por que pienso que vos podés ser uno de ellos. Y aunque esta hora de espera que me queda hasta llegar a buen puerto, pienso que no hay mejor puerto donde atrancarme que en el tuyo. Que aunque ni siquiera te conozco, te pienso, te siento. Te siento más que a muchas de las personas que conozco. Y no estoy loca, o quizás si lo este un poco. Y sigue el viaje, y van cambiando los escenarios, van cambiando las caras, pero yo te pienso. Y eso hace que poco importe el resto. Y auque en mis adentros sepa que esto es imposible, dejame seguir soñando un poco, dejame pensar que me vas acompañando.

2 comentarios:

  1. Sí, un poco loca estás :)

    ResponderEliminar
  2. Habrá que encontrar quién contribuye a mi locura, me ayuda ?? ; )

    ResponderEliminar

Y los que la encuentran, comentan