9 de abril de 2014

Capitulo II JM

Siempre fui de enamorarme, me gusto siempre dedicarle amor a alguien. Es como una necesidad de amar, y quizás por esa misma razón casi siempre no me siento correspondida. Siempre di más de lo que recibí, y casi nunca me importo.
Fui a un colegio religioso, de mujeres solas, en la primaria; así que la posibilidades de encontrarme con alguien del sexo opuesto se agotaban. Tuve enamoramientos breves, de lo que pueden ser vecinos, etc. etc. Ninguno para remarcar.
Pronto fui creciendo, y no recuerdo como, pero de pertenecer al grupo de las "no populares", pase de un año a otro al grupo de "las populares". Son esos misterios de la vida, pronto me hice intima amiga de mi mejor amiga. Y pronto con ella comenzamos a ser referentes. Quien sabe, quizás el no buscarlo hizo que lo lográsemos.
Nunca me destaque por ser linda, así que no lo logre seguramente por mis atributos físicos, si puede ser por mi carácter y mi humor, que hizo que pronto formemos un grupito de amigas.
Salíamos del cole, y nos esperaban "los chicos" del colegio de hombres que estaba enfrente, estábamos en sexto grado, y recién en esa época nuestros padres nos dejaban volver solas. Comenzamos a hablarnos, a vernos. Realmente trato de hacer memoria como fue el primer encuentro, y no lo recuerdo.
Se que llegando al último año de la primaria, lo conocí a EL. La verdad que tenia mucha onda, era lindo, pero mas allá de lo físico, era linda persona.
Obviamente el se enamoro.... claro que no de mi... le gustaba mi mejor amiga, y yo con esas cosas de masoquista que tengo le hacia "gancho", así al menos hablábamos...
Pronto llego la despedida, yo me cambiaba de colegio, pronto nos dejaríamos de ver.
Pero se demoro mas de la cuenta, ya que independientemente que no iba más a mi antiguo colegio, elegía todos los viernes, viajar media hora para ir a velos (a verlo) y quedarme toda la tarde con ellos (con él).
Cada viernes era una nueva cosa, una nueva mirada. Obviamente había hormonas, había necesidades, y las amistadas tenían abrazos, caricias, y la nuestra comenzaba con eso.
Nunca caricia fuera de lugar, obviamente por la edad, pero era saludarnos tomarnos la mano, hablar de cosas, hasta hablar de como él le gustaba de ella. Y a mi ... eso me destruía pero me acercaba a él.
Promediando mitad de año, nuestras charlas cada vez eran mas lindas, yo creo que en el fondo le guste... como amiga.
Claro, si yo era incondicionalmente suya, dispuesta a escucharlo, a aconsejarlo, a quererlo, como no le iba a gustar.
Llegaba el día de un baile, y yo sentí que esa proximidad que sentíamos, cada día que pasaba, podía terminar en algo. Es así que cuando vino ese viernes, anterior al día del baile... y me tomo de las manos y me dijo que me quería decir algo. Mi corazón se acelero a mil, quizás por algún error hermoso, el se pudo fijar en mi? - me pregunte.
Nos interrumpieron, el se alejo, intente volver a acercarme a averiguar que es lo que me quería decir. El me dijo que nada, que ya estaba. Yo insistí, pero el se alejo más.
Mi mente de niña, dijo que quizás me lo iba a decir en el baile. Llego al día siguiente. Yo totalmente ilusionado concurrí. Todas caras conocidas me rodeaban, pero la cara que yo buscaba no llegaba. Pronto me desilusione, pensé que no lo iba a ver... que no iba a aparecer.
Fue allí que cuando yo daba por perdida la batalla, aparece, con un grupo de amigos que no conocía. Totalmente entonado haciéndose el canchero con unas botellitas de alcohol.
En se mismo instante lo perdí. Perdí lo que a mi me gustaba de él.
Seguimos hablando, algún tiempo más... pero yo me aleje, del juego que había sentido que hacia conmigo.
Pronto me entere que comenzó a salir con otra amiga, y yo definitivamente decidí no volver.
Actualmente como  existe el Facebook, lo busque, por pura curiosidad. Y lo vi. Adulto. Y no fue lo mismo, hubiese sido una linda historia de amor, una de las tantas que no fue.
Quizás JM, siempre este ahí, hasta poesías le escribí, que más puedo decir.,,

6 comentarios:

  1. La pucha! Demasiado dijiste. Rojas como tomates debe tener las orejas hoy JM :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no creo JM no debe ni acordarse de mi..... es verdad que escribi demasiado sin duda el post mas largo jajaja

      Eliminar
  2. todos tenemos ese amor al que le dedicamos una veneración especial, yo supongo que es porque en la adolescencia todo se vive muy intensamente, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente la adolescencia hace que se viva los sentimientos de una forma intensa...

      Eliminar
  3. No busques en el pasado.
    Eráis otros.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pasado te ayuda entender el presente

      Eliminar

Y los que la encuentran, comentan