12 de diciembre de 2004

¿Hay algo mejor?

Creo que de los muchos placeres que me da la vida, hay uno que es muy económico. Ayer me acorde de lo mucho que me gustaba caminar por algún lugar cuando hay viento, o brisa como quieran llamarlo, y al mismo tiempo que “acaricia” mi cara cerrar los ojos y respirar hondo. No se como explicar esa sensación, es indescriptible. Inevitablemente una sonrisa esbozo, al recordarlo y al hacerlo.
Es como un transporte que utilizo, al hacerlo me traslado a los lugares mas lindos que he conocido y hasta podría decir a los que espero algún día conocer. Dejo volar mi imaginación que no es poca.
Y la situación no termina así, si es de noche todo se potencia aún más.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Y los que la encuentran, comentan