2 de abril de 2005

Que fiasco…

Cuando era pequeña mis padres dudaron de mi inteligencia, tenia problemas en el colegio, y me mandaron a hacer un análisis psicopedagogo. Nunca les dije nada a ellos, pero me dolió mucho que duden de mi inteligencia, y a partir de ahí comencé yo a dudar también.
Iba una vez por semana, la mujer tenia un armario lleno de barbies, yo moría por jugar con ellas; ella me prometió que último día jugaría con ella (no fue asi :( ).
Me hacia muchas preguntas, me hacia armar rompecabezas, etc.
De las preguntas que me acuerdo…
Psicopedagoga: ¿Quién descubrió América?
Yo (6 años, colegio de monjas): mmmm… ehhh el del caballo blanco no fue, ¿no?....
Psico: (con la cabeza no)
Yo: Don Bosco tampoco
Psico: Risas

Resumiendo, la psicopedagogía se divertía, mis viejos pagaban. Me midió el coeficiente intelectual y le dijo a mi madre, que era superior al normal y que tenía un porcentaje alto para desarrollarme. (Es decir, que ya era alto, y que con el correr del tiempo, con el estudio iba a crecer más).
Unos 16 años después encuentro esto por Internet, y quedándome el trauma de ser tonta pero con la “confianza” de lo dicho por la psicopedagoga, lo hago.
Resulta ser que no solo soy normal, sino que no me desarrolle, es decir que con los años voy empeorando. Para el que le interese llegue a un rasposo 105 :(, chau confianza en mi, chau autoestima, y lo peor de todo no pude jugar a las barbies.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Y los que la encuentran, comentan